lunes, 8 de agosto de 2016

Cuando la jeta es grande la mente es imprudente

Quien practica realmente la meditación y el camino del zen sabe a conciencia el valor real del silencio, el no juzgar, señalar y saber apreciar la diversidad de intereses en cada quien. Cuando se pertenece a una comunidad, se sobre entiende que existe tal diversidad de intereses y conocimientos, prácticas y enfoques, pero sobre todo la unión por el sentido de ser hermanos en la práctica e incluso como esos conocimientos pueden enriquecer la misma comunidad y su sustento.

Hoy día el zen lo introducen en cualquier actividad, de hecho puede aplicarse el zen a cada oficio, el zen es estar presente en cada cosa. Si pescamos por ejemplo, entonces podríamos practicar zen, pero si nos dormimos pescando no estamos tan presentes en lo que hacemos, sería entonces el colmo de un "practicante zen" pescador: Cabecear en la búsqueda de la conciencia, lo cual llamamos popularmente pescar (cabecear al entrar en un estado de somnolencia).

Cuando se tiene la jeta grande la mente es imprudente, y en boca cerrada no entran moscas.

Por: Zapata Sensei

No hay comentarios:

Publicar un comentario