sábado, 10 de diciembre de 2016

A un necio un soplido

Cuenta la historia que alguna vez un monje komuso (sacerdote peregrino que empleaba la flauta zen) andaba en solitario tocando su flauta. Entonces un Yamabushi (guerrero de las montañas) se le cruzó en su camino y haciéndose el tonto se le acercó y le preguntó:

Me pregunto sacerdote vagabundo de la flauta, ¿Adónde vas?
El komuso le responde: Voy a donde quiera que me lleve el viento.
El guerrero le dice entonces: Ya veo. ¿Pero qué harás cuando el viento deje de soplar?
El komuso responde: Por qué he de preocuparme, yo poseo mi propio aliento.
Inmediatamente el komuso realiza un explosivo soplido con su flauta (murai-iki), continuando su sonata y dejando atrás al necio guerrero en su camino.
Entonces el yamabushi cerró su boca, quedando atónito y siguió sin mirar atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario